domingo, 24 de enero de 2010

Orlando, de Sally Potter



Brilla. Tilda, la actriz, mira a cámara y te hace darte cuenta de que tu butaca no está a salvo. Y eso te hace sonreír. Tilda hace de Orlando. Orlando hace de persona. Nació hace siglos entre las letras de Virginia Wolf (que fueron escritas no hace tanto) y vive redundantemente imperenne entre sus hojas. Recomiendo el libro, pero el último descubrimiento fue esta película de Sally Potter rodada en los 90.

No es una copia del libro, ni una adaptación, es una rama de él, independiente pero agradecida a su tronco principal. Sally Potter además de directora es bailarina y eso se nota cuando la película se coordina como una gran coreografía, con una banda sonora que llama la atención por su atemporalidad inquietante y marciana, acorde al relato.

Distinto cuerpo, distinta época, distinto estatus. Sin embargo, el mismo humano, sin diferencias.



NOTA: 9.09
Más información: reseña EL PAÍS; Entrevista a Sally Potter.

1 comentario:

Jin dijo...

estoy paseándome por tus blogs, eres todo un descubrimiento, Beatrize! te voy a seguir la pista. gracias por pasar por el mío, por cierto..